El Gobierno Nacional prohibió las exportaciones de 7 cortes de carne vacuna hasta el 31 de diciembre de 2023, es decir por 2 años.

No entendieron nada.

Desde el mes de mayo del 2021, cuando se implementó el cierre de exportaciones de carne, bajo el falso argumento de «abastecer el mercado interno», lo único que consiguieron es que el precio siga aumentando.

Vuelven a poner en evidencia una política agropecuaria cargada de ideologización.

EL CAMPO NO ES FORMADOR DE PRECIOS.

La única manera de garantizar el consumo interno es si el Estado, decide de una vez por todas, ser más austero en su administración, reducir drásticamente el gasto político y terminar con la emisión monetaria que es la principal causa de la inflación que sufrimos los argentinos.

Son necios a la hora de tomar medidas respecto a las políticas agropecuarias, cometen el error de no dejarse ayudar y lo único que hacen es perjudicar a los sectores que ellos dicen defender.