Frente a las amenazas de un posible cierre a las exportaciones de carne, y las palabras inoportunas de la Secretaria de Comercio Interior, la Sociedad Rural de Tucumán manifiesta su absoluto rechazo a dicha medida.

Resulta fundamental comprender que el productor agropecuario no es quien establece los precios de la carne en el mercado. Los impuestos abusivos, de un Estado ineficaz, con un enorme gasto político que no es capaz de reducir, son los principales responsables de la inflación y el aumento de precios desmedido.

Hoy casi el 50% del precio de la carne corresponde a impuestos.

Cerrar las exportaciones, no soluciona la problemática de los precios. El único camino posible es frenar la voracidad del Estado hacia el sector productivo.