Ante la indefinición de la Prórroga de la Ley de Biocombustibles, y habiendo desde la Sociedad Rural de Tucumán, comunicado en reiteradas oportunidades la imperiosa necesidad de prorrogarla, incluso a través de una carta al Pte. De la Cámara de Diputados enviada el día 29 de enero del corriente, queremos reiterar la urgencia de atender el pedido del sector agropecuario.

Las versiones sobre una nueva ley no deben quitarnos la atención de que lo inminente y prioritario es la prórroga de la ley actual. Recordamos que el Presidente de la Nación puso empeño en garantizar dicha prórroga, pero hoy el silencio entorno de la misma agudiza el malestar del sector.

En momentos próximos al inicio de la zafra 2021, queremos recordar que el año pasado hemos tenido una zafra pacífica y con reglas de juego claras. No prorrogar dicha ley sería poner palos en la rueda y atentar contra la tranquilidad del sector cañero e industrial.

En 2019, nuestra Provincia fue sede del XXX Congreso de Caña de Técnicos en Caña de Azúcar, y no podemos permitir que se dejen de lado los puntos claves que escuchamos de las principales eminencias del mundo sobre la tendencia a priorizar las energías renovables. No debemos ser tan necios de tomar decisiones que vayan en camino contrario hacia una producción ambientalmente sustentable, que aproveche de manera eficiente sus recursos naturales. Por otra parte, queremos manifestar también, el apoyo a la producción de bioetanol a partir del maíz con todas sus ventajas.

La ley actual está llegando a su final. Con gusto recibiremos un nuevo proyecto, si es que el mismo tiene el firme propósito de aumentar el corte y no un trasfondo de índole recaudatorio, impositivo o lo que sería más grave “ideológico/político” de un Estado voraz que prioriza sus intereses y no los tendientes a fortalecer la producción.

Hoy la única prioridad es prorrogar la ley existente.