El Gobierno Nacional anunció la suspensión provisoria de las exportaciones de maíz.

Una nueva medida inconsulta que alimenta la desconfianza del sector productivo, sumando incertidumbre y demostrado que nunca existió intención de diálogo, tal y como le manifestamos al Ministro de Agroindustria de la Nación en un encuentro personal que mantuvieron las autoridades de nuestra Entidad en enero de 2020.

La falta de políticas agropecuarias y la improvisación con recetas del pasado totalmente inconducentes que ya han probado su fracaso en reiteradas oportunidades, nos desalientan. El cierre de exportaciones ha demostrado ser una medida dañina para el sector agropecuario y la economía nacional.

Una vez más, pagamos las consecuencias de las decisiones arbitrarias en las que se priorizan los intereses idológicos y políticos por encima de lo productivo, perjudicando a toda la cadena agropecuaria, principalmente al interior y a la producción primaria.